¿Cómo nace Concepta?

Carlos: La marca Concepta es una segunda etapa de una empresa de fabricación de cunas que nació en 1970. El negocio de la fabricación de cunas de madera nos fue bastante bien al inicio y muy bien al cabo de unos años, de hecho llegamos a ser la empresa que más cunas de madera vendía en España. Eso nos permitió hacer una fábrica, comprar maquinaria para la madera…En esos momentos yo tenía un socio que era carpintero que me ayudó a entender cómo se fabrican las cosas de  madera. Eso me atrajo mucho y me metí de lleno en conocer los procesos y mejorarlos.

Pasados unos años hubo una caída del mercado de las cunas muy importante, en parte debido a la bajada de la natalidad en España. Entonces fue cuando nos planteamos la diversificación. Me separé del socio, probé varias cosas y empecé a hacer sillas con diseños propios. Y casualmente, sobre 1984 uno de mis comerciales me propuso viajar a una feria de Copenhague. En esa feria me empapé de la manera de trabajar de los daneses, los suecos y los noruegos. Tienen una manera de trabajar la madera muy honesta y profesional, el mercado ahí tiene una gran cultura de la madera. 

A mi me gustó mucho la manera de trabajar de los daneses, me fijé en unas formas de trabajar que proyectaban un determinado lenguaje. Entonces hice yo algunos diseños pero estos los entendían pocas personas y salían algo más caros que la competencia, dado que estaban más elaborados. Entonces pensé en buscar diseñadores que tuviesen el lenguaje que ya se había implantado en algunos puntos de España, pero sobre todo en Europa. 

Empecé a trabajar con diseñadores y la cosa fue bastante bien. En 1986 contactamos con el diseñador que más estaba en vogue, Óscar Tusquets. Es un arquitecto que tiene mucha personalidad, los críticos lo calificaban como postmoderno. Le hice una propuesta que consistía en que hiciera un diseño inspirado en una silla italiana del s.XIX llamada Chiavarina. Yo y mi equipo nos volcamos con él porque cogió el proyecto con mucho entusiasmo. Óscar consiguió sacar mucho provecho al lenguaje del tratamiento de la madera danés que le enseñé. Hizo una silla basada en la Chiavarina pero al estilo Tusquets, con gran influencia de Gaudí y de Carlo Mollino, y de ahí viene el nombre de la silla, Gaulino. Todo el mundo supo identificar la silla como algo especial. Se hizo una presentación de la silla, diseñada por el propio Tusquets. Esta presentación llamó mucho la atención de las revistas especializadas en muebles, tanto de España como de otros países, pero también de la prensa diaria. De esas publicaciones me vinieron clientes, algunos muy emocionados por la silla. Esto fue para nosotros un punto de inflexión importantísimo, ya que nos abrió las puertas a las ferias internacionales. La gente empezó a venir a nosotros. Luego hasta siete museos del mundo, como el Louvre o el Museo de Denver, me llamaron para tener la silla en sus salas de exposición de artes decorativas.

chiavarina-silla

¿Cuáles son los valores representativos de la marca Concepta?

Carlos: Buscamos hacer mobiliario de diseño de autor. Para ello, las escuelas de diseño de Barcelona son muy importantes dado que, de ahí salen muchos diseñadores. También hay que tener una filosofía propia. Nosotros queremos hacer cosas originales por sí mismas. Aunque el concepto principal para nosotros es la belleza. Y por supuesto, como son productos que tienen una función clarísima, tienen que tener una ergonomía muy bien estudiada y han de ser cómodos, y lo más económicos posible. Así que lo que tenemos claro es que una silla tiene que ser bonita, cómoda y que no se rompa.

¿Qué diseñadores han pasado por la marca?

Me siento orgulloso de haber trabajado con tantos profesionales que han diseñado para nosotros, a lo largo de estos 40 años. Algunos han creado tendencia, como la silla y el taburete 30×30 de Niall O´Flynn, la silla ARABESCO  de Pedro Miralles, la silla CRISIS de Margarita Viarnés, el taburete CUB, la silla ECCO y la silla BÁRBARA MARKS de Diego Fortunato- Otra silla, la GAULINO, está expuesta en 7 Museos de Arte Moderno o Artes Decorativas de varios países. El sofá EDGAR de Manel Ybargüengoitia se ha ubicado en el lobby de varios hoteles de lujo, despachos profesionales y marcas de alta costura. El sofá  IVO y la butaca Elsa de Miguel Milá han amueblado las salas de reuniones del Palau de la Generalitat de Catalunya. La silla “A” de Roviras y Torrente fue seleccionada para el gran restaurante de la Feria de Estocolmo, fabricada especialmente en madera de roble y tapizada en piel.

En el pasado evidentemente hay que mencionar a Óscar Tusquets, dado que tiene una importancia muy grande en nuestra historia. También trabajamos con Jorge Pensi, muy buen diseñador y arquitecto.

Actualmente, trabajamos muy bien con David Carrasco Barceló y con Gaspar González, que es el diseñador de la butaca en la que estoy sentado ahora mismo, que en su momento fue toda una aportación. Nos gusta trabajar con estos diseñadores porque tienen su personalidad y gusto pero saben escuchar y dialogar con el fabricante. Hay veces en las que el diseñador da prioridad a la estética, y nosotros no nos conformamos con eso. Creemos que la comodidad tiene que ser un requisito indispensable. 

También hemos tenido diseños muy buenos de Diego Fortunato, aunque llevamos tiempo sin hacer nada con él porque se trasladó a Londres.

Miguel Milá es un diseñador especial, es un hombre que tiene más de 80 años y que tiene las ideas muy claras. Tiene una trayectoria admirable y hace cosas muy bonitas. Su filosofía es quitar todo lo que sobra. Hace diseños conocidos pero son hermosos y cómodos. Aparte de eso, es una persona extraordinariamente amable, da gusto tratar con él. 

Carlos Tíscar es un diseñador que ha ido mejorando muchísimo con los años. Es una persona muy perfeccionista con una gran cultura personal y muy exigente. Estamos muy contentos con él, nos ha diseñado la silla Tanka, la joya de la corona de nuestro catálogo y recientemente ha terminado unos taburetes.

¿En qué lugares emblemáticos se pueden encontrar los productos de la marca?

En Barcelona hay bastantes hoteles y restaurantes que tienen productos nuestros diversos. Por otro lado, también trabajamos con los Laboratorios Echevarne, que tienen 300 puntos en toda España. Este cliente ha homologado un producto nuestro, el Confidente Adagio, que tienen en una clínica como mínimo, la de Sagrada Familia. En las salas de espera de esta clínica encontramos nuestro producto.

Pans&Company nos compró 2.000 o 3.000 sillas para todos sus locales que estaban diseñados por La Granja. La silla que les vendimos era muy minimalista pero a su vez muy cómoda. Esta misma silla ha tenido mucho éxito, se ha vendido en un centro comercial enorme de San Petersburgo y en Grace Farms de Estados Unidos. Estos últimos clientes nos pidieron que fuera apilable y así lo hicimos. 

También nos llena de orgullo cuando hoteles importantes como el Hilton de Heathrow, que tienen la silla EXTRA de Diego Fortunato después de 12 años, exigen el mismo modelo para su ampliación. Esto nos ocurre con frecuencia en bastantes hoteles y restaurantes de Inglaterra, Austria, España, etc., con esta y otras sillas de nuestra colección, lo que muestra la gran satisfacción y confianza de los clientes.

En Inglaterra hemos hecho muchas operaciones con hoteles, como por ejemplo con el Hotel Cumberland, que cuenta con nuestro sofá Edgar. También la cadena de gimnasios David Loyd cuenta con muchos de nuestros productos en sus instalaciones. 

En Estados Unidos está el Hotel Soho en Nueva York, que también cuenta con nuestros productos. También en Las Vegas se hizo un restaurante con la silla Tanka de Carlos Tíscar. Justamente el arquitecto de este proyecto era danés, y nos pidió una de nuestras sillas pero en roble y tapizada en piel. Acabó pidiendo 300. Que finalmente después de aprender de los daneses y los suecos, te compren ellos una silla fue muy gratificante. 

En Japón también vendemos mucho, sobre todo la silla Gaulino. Los japoneses están enamorados de esta silla.

¿Cómo se proyecta el futuro de la marca?

Nuestra visión de futuro es muy optimista porque nos hemos encontrado con ExpoFactory, que tiene una importante capacidad de fabricación para el cliente típico de Concepta, que es el prescriptor, es decir, los arquitectos e interioristas. ExpoFactory, con la carpintería que tiene muy bien equipada mecánicamente y con personal cualificado, puede complementar de manera efectiva muchos de nuestros proyectos. Esta fusión es muy interesante para el cliente porque le permite hablar con una sola persona en todo el proyecto. No solo se puede hacer el mobiliario sino la habitación entera, con plafones y demás elementos. Estamos convencidos que el profesional valorará las facilidades que esto conlleva. El nombre que se le ha dado a esta unión es FullContract, el cual contiene estas dos líneas de producto y servicio, destacando la opción que ofrecemos de hacer mobiliario a medida, que creemos que puede ser de especial atractivo para los interioristas que quieran hacer algo de su propio diseño.

Abrir chat
1
¡Hola! Soy Marc y estoy aquí para ayudarte.